LOS HURACANES

LOS HURACANES

hurricane-katrina

El principal objetivo de este documento es recopilar información, para el público en general, sobre uno de los principales fenómenos atmosféricos que son los huracanes, son parte de las amenazas naturales que, aunadas a la vulnerabilidad misma del país, contribuyen a aumentar una variable que influye en el desarrollo de la nación: el riesgo.

Es importante que se conozca qué es este fenómeno y cómo afecta. De esta manera, al desarrollar una conciencia preventiva de largo plazo,  se podrá disminuir el riesgo, ya que las comunidades y la población en general tomarán las medidas pertinentes para disminuir la vulnerabilidad a la que están sometidas anualmente por efecto de los fenómenos naturales, en particular, por los fenómenos en cuestión

El término “Huracán” tiene su origen en el nombre que los indios mayas y caribes daban al dios de las tormentas, pero este mismo fenómeno meteorológico es conocido con el nombre de “Ciclón”,

En forma sencilla, un huracán es una violenta tormenta asociada a un centro de baja presión, donde los vientos giran en contra de las manecillas del reloj,  acompañadas de bandas nubosas en forma de espiral de un centro en espirales.

Es conocido que en los últimos años los desastres naturales han costado la vida de unas 3 millones de personas en el mundo, han perjudicado la existencia de por lo menos 800 millones de seres más y han ocasionado daños inmediatos que superan los 23.000 millones de dólares. De estos daños, el 90% han ocurrido en los países en vías de desarrollo.

Esta situación en parte, es causada por desconocimiento y actitudes equivocadas; se ha ignorado la relación existente entre las consecuencias de los desastres y el nivel del desarrollo del país o de la comunidad afectada, se ha ignorado el papel activo que las comunidades pueden y deben desarrollar en esta situación, se ha considerado la tecnología como la solución de todos los problemas, sin embargo, las raíces están en la falta de organización de los servicios básicos y la alta vulnerabilidad ambiental en que vive la población.

Particularmente el Caribe esta expuesto a un sinnúmero de fenómenos naturales causantes de desastres, algunos de ellos naturales, otros en donde interviene la actitud humana en relación con su entorno. La Republica Dominicana, por encontrarse de cara al Mar Caribe y al Océano Atlántico tropical, en donde por lo menos se han formado unos 800 ciclones tropicales en los últimos 100 años, es un país con alto riesgo a impactos directos e indirectos de Ciclones Tropicales, los cuales son probablemente los más destructivos fenómenos meteorológicos en las zonas tropicales y subtropicales, ya que además de causar enormes pérdidas económicas, son causantes de casos fatales de vidas humanas.

Por nuestra experiencia, sabemos que el país está expuesto al impacto de los ciclones tropicales con mucha frecuencia, sufriendo en muchas ocasiones desastres, provocados por fuertes vientos e intensas lluvias. De aquí la conveniencia de tener conocimiento de las trayectorias de estos meteoros, enfatizando en aquellos que han afectado de manera directa al territorio nacional. Por otro lado, en el territorio dominicano por sus características físico-geográficas y geológicas, se presentan otros fenómenos asociados de manera directa a la incidencia de Ciclones Tropicales; tales como deslizamientos de tierra e inundaciones.

La Republica Dominicana realiza un intercambio de información meteorológica en forma permanente, en la que intervienen una red meteorológica nacional a través de la Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET), igualmente se reciben imágenes de satélites. Se incluye un sistema de comunicación directa con organismos internacionales dedicados a la observación de posibilidades de desarrollo de Huracanes.

ETAPAS DE FORMACION DE UN HURACAN

DEPRESIÓN TROPICAL (Formativa del Ciclón)  Ciclón tropical en el que el viento medio máximo a nivel de la superficie del mar (velocidad promedi

en un minuto) es de es de 63 Km. /h o inferior.

Es el nombre genérico que se le da al viento huracanado que se traslada girando a gran velocidad, donde la presión  disminuye en su interior y adquiere una circulación rotacional organizada en el sentido contrario a las manecillas del reloj en el hemisferio norte, y en el sentido opuesto en el hemisferio sur.
Se le puede llamar Nacimiento (depresión tropical). Primero se forma una depresión atmosférica, que se caracteriza porque el viento empieza a aumentar en superficie con una velocidad máxima (media en un minuto) de 63 Km./h o menos; las nubes comienzan a organizarse y la presión desciende hasta cerca de las 1000 Pa. (Hectopascales).

105385

TORMENTA TROPICAL (Inmadurez) Ciclón tropical bien organizado de núcleo caliente en el que el viento promedio máximo a nivel de la superficie del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 64 a 119 km/h.

Se llama Tormenta Tropical  (Desarrollo). La depresión tropical crece o se desarrolla y adquiere la característica de tormenta tropical, lo que significa que el viento continúa aumentando a una velocidad máxima de entre 63 km/h pero inferior a 119 km/h, las nubes se distribuyen en forma de espiral y empieza a formarse un ojo pequeño, casi siempre en forma circular, y la presión se reduce a menos de 1000 hpa.

En esta fase es cuando recibe un nombre correspondiente a una lista formulada por la Organización Meteorológica Mundial. Antiguamente, cada ciclón se denominaba con el nombre del santo del día en que se había formado o había sido observado.

Durante la Segunda Guerra Mundial se usó un código en orden alfabético para facilitar la rapidez de la transmisión con abreviaturas, (Abbler, Baker, Charlie, etc.); posteriormente, en 1953 el Servicio Meteorológico de los EUA adoptó el uso de nombres de mujer de esas abreviaturas en orden alfabético y en 1978, a solicitud de un movimiento feminista de los EUA, fueron también incluidos en esas listas nombres de hombre en los idiomas español, francés e inglés. Cabe aclarar que si un ciclón ocasiona un impacto social y económico importante a un país, el nombre de este ciclón no volverá aparecer en la lista.

HURACÁN (La Madurez) ciclón tropical de núcleo caliente en el que el viento máximo promedio a nivel del mar (velocidad promedio en un minuto) es de 118 km/h  o superior. Se intensifica la tormenta tropical y adquiere la característica de Huracán, es decir, el viento alcanza el máximo de la velocidad, pudiendo llegar a 370 km/h, y el área nubosa se expande obteniendo su máxima extensión entre los 500 y 900 km de diámetro, produciendo intensas precipitaciones. El ojo del huracán cuyo diámetro varía entre 24 a 40 km, es un área de calma libre de nubes. La intensidad del ciclón en esta etapa de madurez se gradúa por medio de la escala de Saffir-Simpson

DECADENCIA  (Fase final) Este inmenso remolino es mantenido y nutrido por el cálido océano hasta que se adentra en aguas más frías o hasta que entra a tierra firme, situación ésta última en la que el ciclón pierde rápidamente su energía y empieza a disolverse debido a la fricción que causa su traslación sobre el terreno.

ORGANIZACIÓN DE LOS HURACANES

La depresión tropical agrupa nubosidad y lluvia pero las bandas espirales no están bien delimitadas. La tormenta tropical es un sistema atmosférico con una mejor estructura, con bandas espiral convergentes hacia el centro del sistema. El huracán por su parte es un sistema totalmente organizado en toda la troposfera con bandas espiral de lluvia bien delimitada. (Imagen adaptada de la NOAA).


FORMACION DE CICLON TROPICAL

Los ciclones tropicales se forman sobre las cálidas aguas del trópico, a partir de disturbios atmosféricos preexistentes tales    como sistemas de baja presión y ondas tropicales. Las ondas tropicales se forman cada tres o cuatro días sobre las aguas de  océano atlántico, cerca de la línea ecuatorial. Los ciclones tropicales también pueden formarse de frentes fríos y, ocasionalmente, de un centro de baja presión en los niveles altos de la atmósfera.

El proceso por medio del cual un Ciclón tropical se forma y, subsecuentemente, se intensifica al grado de huracán depende de, al menos, tres de las condiciones siguientes

Un disturbio atmosférico preexistente (onda tropical) con tormentas embebidas en el mismo.

Temperaturas oceánicas cálidas, al menos 27 °C, desde la superficie del mar hasta 15 metros por debajo de ésta.

Vientos débiles en los niveles altos de la atmósfera que no cambien considerablemente en dirección y velocidad en un cierto espesor atmosférico.

formacion-huracanLa energía que el ciclón tropical transforma en energía cinética de rotación y en procesos termodinámicos proviene del contacto entre el ciclón tropical  y las aguas cálidas del mar y, por ende, del intercambio de energía entre las aguas del mar y el sistema ciclónico.

Los vientos en los niveles bajos de la atmósfera, muy cerca de la superficie marina, circulan hacia el área de baja presión, es decir, confluyen hacia un lugar determinado. Las aguas cálidas le suministran al entorno del disturbio atmosférico la humedad y el calor necesarios para que se desencadenen los procesos de formación de nubes y, generalmente, de lluvia y actividad eléctrica.

Se forman las bandas de lluvia y los topes de las nubes que se han formado se elevan  muy alto en la atmósfera. Si los vientos en los niveles altos de la atmósfera se mantienen débiles, el ciclón tropical  puede continuar intensificándose, alcanzando las subsecuentes categorías hasta llegar a huracán. (Imagen adaptada del programa COME)

HURACAN

El huracán es el más severo de los fenómenos meteorológicos conocidos como ciclones tropicales. Estos son sistemas de baja presión con actividad lluviosa y eléctrica cuyos vientos rotan en contra de las manecillas del reloj en el hemisferio Norte.

Un ciclón tropical con vientos menores o iguales a 63 km/h  es llamado depresión tropical. Cuando los vientos alcanzan velocidades de 64 a 119 km/h se llama tormenta tropical y, al exceder los 119 km/h, la tormenta tropical se convierte en huracán.

ESCALA DE MEDICION

La escala Saffir-Simpson se ha convertido en una forma popular de categorizar los huracanes y es muy útil para estimar la cantidad de daños que pueden ocurrir a causa de un huracán.
Fue nombrada así por los científicos que la desarrollaron.

CATEGORIA DE LOS HURACANES

Categoría

Vientos (Km/h)

Vientos (mph)

Marejada (pies)

Daños

1

119-153

74-95

04-05

Bajos

2

154-177

96-110

06-08

Moderados

3

178-209

111-130

09-12

Extremos

4

210-249

131-155

13-18

Severos

5

Mayores 249

Mayores 155

Mayores 18

Catastróficos

DETALLE DE CATEGORIA

Categoría  1

Las carreteras de baja elevación cerca de las costas serán inundadas. Se pueden esperar daños a muelles y botes pequeños en áreas de anclaje. Producirá daños principalmente a los árboles, arbustos, plantaciones agrícolas. Aunque no se esperan daños significativos a estructuras fuertes,  pueden ocurrir daños a rótulos y estructuras de madera débiles que no estén bien aseguradas al terreno.

Categoría  2

Las carreteras cerca de la costa quedarán intransitables debido a las marejadas de 2 a 4 horas antes de la llegada del huracán. Se requerirá el desalojo de algunos residentes costeros y de terrenos bajos. Habrá daños considerables a plantas y árboles. Se puede esperar daños mayores a estructuras mal construidas. Daños a techos, puertas y ventanas de algunos edificios. Daños considerables a muelles y marinas. Las embarcaciones pueden desprenderse de sus amarres en los muelles expuestos.

Categoría  3

La costa y terrenos llanos con elevación menor de 5 pies serán inundados varias millas tierra adentro. Muchas estructuras pequeñas cerca de la costa serán destruidas o seriamente averiadas. Las rutas de escape de baja elevación estarán intransitables de 3 a 5 horas antes de la llegada del ojo del huracán. Se requerirá el desalojo de residentes de zonas inundables. Se pueden destruir rótulos y edificios de madera pequeños. Los edificios cerca de la playa serán afectados por el alto e intenso oleaje.

Categoría  4

Terrenos cuya elevación sea igual o menor de 10 pies sobre el nivel del mar podrían ser inundados varias millas tierra adentro. Las rutas de escape de baja elevación estarán intransitables de 3 a 5 horas antes de la llegada del ojo del huracán. Daños mayores a la planta baja de las estructuras cerca de la playa. Erosión significativa en las playas. Desalojo masivo de residentes que viven a 500 yardas de la costa y en zonas inundables. Daño significativo a estructuras.

Categoría  5

Daños mayores a las primeras plantas de estructuras en terrenos cuya elevación sea igual o menor de 15 pies sobre el nivel del mar. Las rutas de escape estarán intransitables de 3 a 5 horas de la llegada del ojo del huracán. Desalojo masivo de residentes que viven cerca de la playa y varias millas tierra adentro, árboles y arbustos arrancados, destrucción de plantaciones agrícolas, techos y rótulos. Destrucción completa de muchas estructuras.

ESTRUCTURA DE UN HURACAN

Ø     Las partes principales de un huracán son las bandas nubosas en forma de espiral alrededor de su centro. El ojo   es un sector de bastante calma, poca nubosidad y, aproximadamente de 30 a 65 Km de diámetro. La pared del ojo, esta compuesta de nubes densas, en esta región se localizan los vientos más intensos del huracán.

formacion1

Ø  Las bandas en forma de espiral con fuerte actividad lluviosa convergen hacia el centro del huracán de manera antihoraria

Ø   En los niveles altos de la atmósfera, el viento circula en forma horaria (anticiclónico), contrario a como lo hace en los niveles bajos

Ø   El aire desciende en el centro del huracán dando lugar al ojo del mismo

Ø   En la densa pared de nubes que rodea el ojo se localizan los vientos más fuertes del huracán

Ø     Cambios en la estructura del ojo y de la pared del ojo pueden causar cambios en la velocidad del viento del huracán.

Ø      El ojo puede cambiar de tamaño a medida que el huracán recorre las aguas oceánicas.

Ø      Las bandas de lluvia exteriores al huracán a menudo tienen vientos con fuerza de huracán o tormenta,  pueden extenderse algunos cientos de kilómetros del centro y tienen un ancho de algunos kilómetros hasta 145 kilómetros y  varían entre 80 y 480 kilómetros de largo.

Ø      El tamaño típico (diámetro) de un huracán es de 480 kilómetros de ancho, aunque este valor puede variar considerablemente. El tamaño no es un indicador, necesariamente, de la intensidad del huracán.

Ø     La fuerza de los vientos huracanados puede extenderse hacia afuera de su centro alrededor de 40 kilómetros, si es un huracán pequeño, y más de 240 kilómetros si es grande, alcanzando, en ciertas ocasiones, hasta 500 kilómetros.

Ø      El huracán puede cambiar rápidamente de forma, tamaño, intensidad, velocidad de traslación y dirección de desplazamiento

Ø      La velocidad y la trayectoria de un huracán dependen de complejas interacciones entre éste la atmósfera y el mar: típicamente un huracán se desplaza a una velocidad de 24 a 32 kilómetros por hora.

Ø      Como regla general el lado derecho del huracán (relativo a la dirección de su desplazamiento) es la parte más peligrosa del mismo debido a que a su velocidad  se le suma  la velocidad de la corriente de viento en el cual éste está embebido. El incremento de la velocidad del viento en el lado derecho del sistema aumenta la marejada generada. Además, los tornados son más frecuentes en esta parte del sistema.

t268458a

En los niveles bajos se da la confluencia de viento que rota antihorariamente (ciclónico) y, por el contrario, en los niveles altos, en donde se da la salida del sistema, los vientos circulan horariamente (anticiclónico). Se observan las bandas de lluvia y una corriente de aire descendente en el centro del sistema, lugar en donde se forma el ojo del huracán.(Imagen adaptada del programa COMET).

 

EL OJO DEL HURACAN

El ojo es un área de relativa calma en el centro de un huracán, que se extiende desde el nivel del mar hasta la parte superior y esta rodeado por una pared de nubes espesas cargadas de lluvia.

En el interior del ojo, sin embargo, debido a la alta temperatura y la presencia de viento caliente, el agua evaporada es arrastrada rápidamente hacia arriba, originándose un aire seco, incapaz de condensarse, y por ende sin nubes. Esto es lo que más llama la atención al observar el huracán desde un satélite.

Mientras mayor es el huracán, más nítidamente se aprecia su ojo, salvo que se hayan formado nubes muy altas que impidan su visualización.

La pared del ojo es una zona donde se encuentran dos fuerzas opuestas: la fuerza del aire que se mueve hacia el centro y la fuerza centrífuga que es hacia afuera. En la pared del ojo se encuentran los vientos  más intensos y allí se originarían los tornados.

La presencia de ojo y pared diferencian al huracán de una tormenta tropical (que no tiene ojo y que además sus vientos son de menor velocidad).

El tamaño del ojo no siempre es proporcional a la magnitud del huracán, aunque los más grandes se han visto en los de categoría 4.

CUANTO MIDE UN HURACAN

Un huracán mide normalmente  entre 8 y 10 kilómetros de alto y de 500 a 100 km de ancho, pero su tamaño puede variar considerablemente.

Los huracanes más pequeños pueden medir sólo 40 km de diámetro y los más grandes entre 600   y 800 km. Los huracanes más gigantescos se forman en el Océano Pacífico Y pueden medir hasta 1.700 km de diámetro.

los_huracanes_clip_image0081

El ojo de un huracán mide generalmente entre 25 y 35 km, aunque puede variar mucho. El ojo de los huracanes del pacífico, donde los ciclones tienen más agua que recorrer antes de tocar tierra, tiende a ser de los más grandes del mundo, con un diámetro aproximado de 80 km.

DONDE SE ORIGINAN LOS HURACANES

Las áreas en rojo indican las zonas marinas en las que pueden formarse los huracanes alrededor del mundo

Zonas geográficas en donde se forman los huracanes

Cuenca del Atlántico (Norte tropical (Mar Caribe, Golfo de México))

Noroeste de la Cuenca del Pacífico (de México a la línea de cambio de fecha)

Noroeste de la Cuenca del Pacífico ( de la línea de cambio de fecha )

Norte del océano Índico (incluyendo la bahía de Bengala y el mar de Arabia)

Suroeste del océano Índico (de África a 100° este)

Suroeste de la cuenca indo/australiana (100 °E-142°E)

Cuenca australiana/suroeste del Pacífico (142°E-120°O)

CUENCA DEL ATLANTICO

La Cuenca del Atlántico está compuesta por el océano Atlántico, el golfo de México y el mar Caribe.  La zona de la Cuenca del Atlántico en donde se forman estos fenómenos es una función del mes del año, es decir, las zonas de formación de depresiones tropicales cambian con respecto al mes del año.

LA TEMPORADA DE HURACANES

Existe un patrón general más o menos constante, pero que puede variar según las condiciones meteorológicas.

En el Atlántico, Caribe y Golfo de México comienza el 1° de Junio de cada año, debido al calentamiento del agua durante el verano, y se extiende hasta el 30 de Noviembre, aunque puede haber huracanes todo el año (excepto Marzo). En el Golfo de México y El Caribe Occidental, por ser aguas más tranquilas, el calentamiento precede al resto, originándose allí los primeros sistemas ciclónicos de la temporada.

A medida que avanza el verano el sol se va desplazando a latitudes más boreales (hacia el norte) de modo que los huracanes se producen al norte del Caribe y se desplazan, merced al movimiento rotacional de la Tierra, hacia el Oeste, arribando frecuentemente a la costa Este de Estados Unidos después de haber pasado por los países caribeños, especialmente Puerto Rico, Republica Dominicana, Cuba, Las Bahamas, etc. Primero arriban en la costa de Florida y, a medida que avanza el verano (Agosto – Septiembre) y según la potencia del huracán, pueden llegar a los estados centrales de EE.UU e incluso a los más norteños de la costa atlántica y avanzar continente adentro.  Al final de la temporada, cuando el agua se comienza a enfriar otra vez, los huracanes se forman nuevamente en el Caribe y el Golfo.

En el Océano Pacífico, debido a la corriente fría de Humboldt, la temperatura del agua rara vez excede los 27°C, de manera que los huracanes no son frecuentes. La “Corriente del Niño”, que aumenta la temperatura oceánica puede constituir una excepción. El desplazamiento hacia el Oeste (por la rotación de la Tierra, como ya mencionamos) de los huracanes disminuye aún más las probabilidades de que alguno arribe a las costas de Chile, Perú o Ecuador. Mucho más probable, como señalamos al inicio, es que se originen más al Norte y se desplacen hacia Asia afectando a Japón, Hong Kong, Filipinas, etc.

NOMBRES DE LOS HURACANES

Cuando un ciclón se convierte en una tormenta tropical recibe un nombre predeterminado.  Actualmente las listas alternan nombres de mujer y hombre y son reutilizadas cada seis años, suprimiéndose de las mismas los nombres de los huracanes que fueron muy destructivos o que, por una u otra razón se recuerdan por sus fatales consecuencias

COMO SURGIO LA IDEA DE NOMBRAR LOS HURACANES

El primer meteorólogo que utilizó un nombre propio para referirse a un huracán fue un australiano en los primeros años del siglo XX.

Durante la segunda guerra mundial (1939-1945) las tormentas tropicales recibieron, informalmente, nombres de mujeres por los meteorólogos de la Armada de los Estados Unidos de América

A partir de 1950 las tormentas tropicales del Océano Atlántico norte se identificaron utilizando el alfabeto fonético (alfa, bravo, charlie)

En 1953 el Buró del Tiempo de Estados Unidos de América los llamó únicamente con nombres de mujeres.

En 1979 la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Servicio Meteorológico de Estados Unidos  (National Weather Service) incorporaron  nombres alternos de hombres y mujeres.

Actualmente los nombres se eligen en reuniones internacionales convocadas por la OMM y se conserva la alternancia  de género. Las listas de nombres se utilizan cada 6 años. Se omiten las letras Q, U, X, Y Z debido a la escasez de nombres que inician con dichas letras.

Los nombres de huracanes muy destructivos se retiran, quedando en los registros históricos, y son sustituidos por otros que inician con la misma letra.

Los nombres permiten una mejor identificación entre los servicios meteorológicos y los usuarios que reciben la información (informes de alerta, información en general), ya que particularizan el fenómeno y de esa manera se conoce a cuál fenómeno se refieren los boletines de alerta.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 610 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: