Los Voluntarios de la Defensa Civil

Voluntario de la Defensa Civil

A pesar de los riesgos, expresión genuina del trabajo social   desinteresado

DSC00681

En la Defensa Civil los voluntarios trabajan por amor al prójimo y el compromiso con la sociedad

 

Por: Lusbania Santos, El Nacional

 6 Septiembre 2009.-

 SANTIAGO.     Hay quienes se activan al escuchar la palabra “emergencia”. En la mayoría de los casos son aquellos que tienen el don de servicio y la voluntad de salvar vidas ante cuanlquier  eventualidad.

Decenas de personas con esas cualidades forman parte de la Defensa Civil y muy pocos son conocidos por su labor voluntaria.

La Defensa Civíl es la institución responsable de gestión de riesgo.

Tiene el compromiso de orientar a las familias residentes en las cañadas y educar a la población que vive en zonas vulnerables.

Además, su principal papel es el rescate de vidas ante desastres naturales o cualquier catástrofe que acontezca en la que estén implicados seres humanos.

Francisco Arias, quien  ocupa el cargo de subdirector nacional de la Defensa Civil con asiento en Santiago,  sin embargo, dice que se considera un voluntario, “un servidor que trabaja a favor de los civiles”.

En esa institución actualmente hay 300 voluntarios. Estos llegaron al lugar por decisión propia, “ellos se decidieron, vinieron a la oficina con el deseo de ayudar a quienes en una ocasión dada lo requieran y por supuesto que no les cerramos las puertas”, afirmó Arias.

Sostuvo que esos jóvenes sabían desde el principio que no recibirían pago económico por su trabajo, pero estaban decididos a ser parte de la Defensa Civil porque su mayor estímulo es saber que  salvan vidas.

“Ellos mejor pagan por salvar las vidas, tienen que costearse su pasaje diario para llegar a la institución… algunos vienen desde muy lejos”, añadió el subdirector de la Defensa Civil.

Arias, consciente del trabajo que realizan esos jóvenes “por amor a otros”, decidió dividir el sueldo que recibe como subdirector nacional de la Defensa Civil, entre los voluntarios que con dedicación y sobre todo con amor, contribuyen a la efectividad del servicio que ofrece esa institución.

“No puedo disfrutar solo el dinero que nos ganamos entre todos”, sostuvo, al tiempo que expresó que cuando comenta que reparte el sueldo que gana entre los voluntarios hay quienes “lo tachan de sonso”, pero dijo que lo hace porque siente que es lo justo.

Los voluntarios son entrenados en un centro de capacitación de la institución.

Ahí son instruidos en primeros auxilios y otras tácticas que puedan servirles al momento de la emergencia.

Sostuvo que para entrar a formar parte de la Defensa Civil, lo único que se requiere es “voluntad y deseo de salvar vidas”.

Manifestó asimismo que se siente muy contento con el trabajo que está realizando cada joven, porque  “trabajan bien, porque nadie los obligó a entrar, vinieron porque sintieron la necesidad de ayudar a otros”.

Es por tal razón que dedican todo a cambio de salvar una vida sostuvo.

“Cuando llueve nadie tiene que llamarlos, llegan sólos a la institución, por si alguna eventualidad se presenta y algún civil los necesita”, afirmó, el “voluntario” que dirige las acciones del grupo, porque así es como se considera este hombre que tiene 27 años al frente de la entidad.

Muy pocos saben sus nombres, quiénes son, de dónde vienen, pero lo cierto es que la labor que realizan podría considerarse como un gran acto de solidaridad y amor hacia aquellos que en la mayoría de los casos ni siquiera conocen.

El plan

El plan nacional  de la Defensa Civil surge de la necesidad de contar con recursos humanos altamente capaces no sólo de dominar conceptualmente todo lo relacionado con gestión de riego, sino también de planificar acciones para dar una respuesta eficaz a las situaciones de amenazas a que comúnmente está expuesto el territorio dominicano.

Salvando vidas

En 1990 la Defensa Civil de Santiago jugó un papel preponderante en las operaciones de rescate del avión de Cubana de Aviación que se estrelló en la loma Isabel de Torres,  y en el que murieron todos sus ocupantes.

Mientras que a raíz del azote de la tormenta Olga, lograron proteger 23,000 personas, trabajando sin descanso y gratuitamente.

 

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 610 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: